La relación entre el comprador compulsivo y la depresión

La enfermedad del comprador compulsivo se denomina Oniomanía. Estas personas presentan baja autoestima, falta de autocontrol, inseguridad, propensión a la fantasía, sensación de soledad o vacío espiritual, además, suelen padecer otros trastornos como ansiedad y depresión. Se busca un mejor estado de ánimo, efecto de lo comprado.
Sienten el deseo de comprar después de una ruptura amorosa, de un conflicto familiar o ante cualquier problema que afecta su estado de ánimo. Al comprar, la persona se siente importante, viva e invencible y quedan a un lado por un periodo muy corto, los sentimientos de soledad, tensiones o disgustos.
El estado de euforia de los compradores compulsivos es característico en el momento que reciben su mercancía, pero cambia radicalmente conforme se acerca de nuevo a su hogar o a la situación que lo inquieta.
Si no puede superar su adicción o ha fracasado en varios intentos, acuda al psicólogo.
El tratamiento no es fácil, pero recuerde que cada vez que controla los impulsos irracionales que le perjudican, habrá conseguido una victoria que lo hará más libre.

La importancia de tomar distancia y aprender a observar

Coger distancia y aprender a observar, además de facilitar nuestro autocontrol, fomenta la riqueza y el aprendizaje de las experiencias, la recionalidad y el crecimiento de la persona, su autoestima, la capacidad de autoafirmación, de seguridad personal, de comunicarse con los demás...
Como regla general, cuando nos sintamos emocionalmente muy implicados en una situación, cogeremos distancia y observaremos desde fuera para encontrar la posible solución de manera objetiva y racional.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La Inteligencia Emocional es la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos, los sentimientos de los demás; la capacidad de motivarnos y manejar adecuadamente las relaciones que mantenemos con los demás y con nosotros mismos.
Hoy día, podemos afirmar que no nos prepararon para la vida, tampoco facilitamos esos aprendizajes a los niños y adolescentes. Se entrena a las personas en la adquisición de conocimientos muchas veces obsoletos que poco ayudan al desarrollo de personas auténticamente libres, maduras y equilibradas.
Demos a la Intelegincia Emocional el valor que se merece, y hagamos de su desarrollo uno de los principales objetivos de la resentida educación actual.
Como decía Pitágoras: "Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres".

Nos faltan ilusiones para salir de la crisis

Sin ilusiones perdemos la fuerza que nos mueve, el timón que nos guía, el horizonte que nos espera. Podemos perder el paraguas o la cartera, pero no las ilusiones, porque entonces sólo nos quedará la desesperanza.
¡No podemos vivir sin ilusiones¡ Hay demasiada gente triste, demasiados confundidos, demasiadas personas sin esperanza a que todo vaya a cambiar.
Hoy día, tenemos que crear nuevas metas, nuevos objetivos porque los antiguos quedaron obsoletos. Debemos encontrar el sentido a nuestros esfuerzos y la utilidad de nuestros sacrificios. ¡Debemos volver a tener ilusiones¡

El que se cree que lo sabe todo demuestra una ignorancia suprema

La persona que siempre se cree estar en posesión de la verdad, no sólo demuestra una arrogancia intolerable, sino también una ignorancia suprema.
Aquellas personas "iluminadas", nos hacen perder el tiempo y nos suscitan malestar. Resulta difícil ayudarles a salir de su error, pero una táctica que suele dar buen resultado es dejar de escucharles. Si nos miran por encima del hombro, ¿por qué vamos a mirarlos por debajo?
¡No hagamos lo que esperan de nosostros¡ y, quizá de esa forma, se sientan obligados a plantearse su conducta.

¿Cómo podemos ayudar a un familiar hipocondríaco?

El hipocondríaco se cree muy enfermo cuando se le presenta el más mínimo síntoma: un poco de fiebre, dolor muscular, una erupción en la piel...
Estas personas van continuamente al médico, se automedican y buscan información en Internet para confirmar sus malestares.
No resulta fácil convivir con estas personas, incluso, a veces, el hipocondríaco de tanto quejarse, contagia sus manías a la persona que convive con él. Por eso, puedes aprender algunas pautas para ayudarle y para que este trastorno no perjudique vuestra relación.
En primer lugar, debemos saber trasmitirle seguridad manteniendo una conducta firme pero sin menospreciarle.
Tenemos que demostrar con acciones que su temor es infundado sin que se sienta atacado.
No hay que darle pie para que dé rienda suelta a sus quejas, por ejemplo, no hablar de enfermedades en su presencia.
En algunos casos, el origen de sus miedos puede deberse por haber vivido ago traumático, en tal supuesto, es bueno acudir al psicólogo.

Triptófano para el estado de ánimo

Triptófano es un aminoácido esencial que está relacionado con los niveles de serotonina en sangre, que modula el estado de ánimo y el afecto, así como el sueño saludable. Se encuentra en huevos, lácteos, carnes, pescados, frutos secos, legumbres (soja especialmente), frutas (plátano, piña).
Una dieta rica en alimentos con triptofano es la mejor opción para combatir la depresión.

La alegría de ayudar a los demás

Cualquier persona que, por la bondad de su corazón, pronuncia una palabra de ayuda, esboza una sonrisa jovial o allana las asperezas del camino de otra, sabe que el deleite que experimenta forma tan íntimamente parte de sí misma que eso la hace vivir.

Halagar demasiado no sirve en la seducción

Halagar en exceso a alguien para enamorarle es un error muy frecuente. Ser excesivamente simpático y hacer de todo para gustarle a esa persona que te gusta no sirve. No se debe halagar sólo por quedar bien o porque piensas que ella se enamorará de tí porque le has dicho un piropo. Puedes resultar inferior, pedante y nada interesante. Sé natural y seguro de tí mismo.



La crisis no solo afecta a nuestro bolsillo, también a nuestra salud mental

La crisis económica actual en la que nos vemos inmersos hace que los estados depresivos aumenten. Desempleados y trabajadores con temor a perder su puesto de trabajo padecen repetidos cuadros de insomnio y ansiedad.

La prescripción de psicofármacos ha crecido un 15% y las consultas psicoanalíticas tienen más trabajo.

Si tomamos en cuenta los altos índices de depresión y los casos de suicidio relacionados con problemas financieros vemos que el problema es mayor de lo que uno imagina. Es más, la OMS también ha sacado a relucir la poca preocupación que tienen los países para tratar las afecciones mentales, denunciando que se gasta menos del 2% del presupuesto nacional para tratar este tipo de enfermedad.

Es común que el ser humano tienda a rechazar o evadir problemas de este tipo, incluso cuando nos llega a tocar de manera cercana; sin embargo esta actitud no desaparece el problema; la situación es real y como tal debe de ser atendida.

Vivir solo aumenta el riesgo de padecer demencia senil

Estar y vivir solo a partir de los 50 años duplica el riesgo de demencia senil. Además, cuando una persona está divorciada o ha enviudado, las posibilidades de padecer demencia (incluso el síndrome de Alzheimer), se triplica.

Vivir en pareja implica retos sociales y cognitivos que tienen un efecto protector en el cerebro.

También existen otros factores que aumentan el riesgo de padecer demencia, como lo son: la falta de ejercicio, dietas poco saludables, ausencia de estimulación intelectual, aislamiento social, etc.

Mantener una vida activa, tanto social como mentalmente, parecen ser las medidas preventivas mas eficaces para prevenir la demencia senil.

Entradas populares

perros sin hogar que te necesitan

perros sin hogar que te necesitan
adopta un perro, te lo dará todo